Conociendo a Jessica Jones gracias al entorno urbano

Después del parón navideño, ArchMedia vuelve a la carga, cambiando las notas de los villancicos por las del blues que podemos escuchar en las calles de Nueva York de la mano de Jessica Jones desde noviembre. Este análisis del capítulo piloto es además una recomendación para su visionado pero destripa la trama, si quieres experimentar la serie sin saber nada, sigue leyendo bajo tu discreción.

Jessica Jones, la nueva chica Marvel que se nos presenta en la serie homónima, es una anti heroína, una investigadora privada de carácter sarcástico y mordaz. Sus problemas económicos y su adicción al alcohol conforman su vida un tanto caótica y autodestructiva, que poco a poco iremos conociendo. En el capítulo piloto de la serie, podremos ir viendo la faceta más “marvel” de Jessica gracias a cómo interactúa con el entorno en el que vive y se relaciona.

Cuando la seguimos en la primera salida nocturna de la que somos partícipes, el primer síntoma de que no es una chica normal lo notamos cuando salta sin esfuerzo desde la calle a lo alto de una escalera de emergencias. No se nos permite ver la acción completa, somos espectadores de su impulso y su llegada a la altura deseada, pero es la primera vez que percibimos que algo no encaja del todo; no obstante, nos relajamos, ya que Jessica se sienta y se pone a observar tranquilamente desde esa pequeña jaula, viendo el mundo a través de las ventanas de la ciudad.

Jessica y sus espacios, interiorizandoel mundo exterior
Jessica y sus espacios, interiorizando el mundo exterior

Como un L. B. Jefferies que no hubiera tenido la pierna enyesada en La Ventana Indiscreta y hubiera dispuesto de capacidades sobrehumanas, Jessica Jones comprende que en las ciudades donde la altura de las viviendas consigue separar nuestras actividades de pie de calle, las personas nos sentimos seguras, sabiendo que nuestras vidas son privadas y que nadie puede percibirlas. Pero hay una invitada no deseada que es capaz de guardar momentos en sus memorias fotográficas, y esta falta de privacidad del entorno también lo percibiremos nosotros desde Jessica, ya que en ese mismo instante en que la tranquilidad de la noche lo envuelve todo, somos espectadores de los recuerdos que la atormentan.

Desde ese momento y varias veces durante el capítulo, el color púrpura tomará importancia en los colores de la imagen, para indicarnos que un recuerdo de nuestra chica se activa, y tras unos fugaces instantes que nos dejan con dudas e intriga, Jessica se obliga a recitar los nombres de las calles que en su infancia rodeaban su vida para olvidar esos segundos de recuerdos traumáticos; de nuevo, retazos de urbanismo construyen su carácter y forma de ser. Así pues, el recitar estas calles se une al repertorio de detalles que poco a poco iremos conociendo sobre ella y que, gracias a su relación con la arquitectura (y también con un coche) nos hará partícipes de su poder. Ya sea cuando entendemos que no teme vivir en un apartamento con una puerta inservible, cuando de un zapatazo destroza parte de su techo, o cuando rompe sin esfuerzo el pomo de una puerta de una vivienda donde va a investigar, Jessica se nos presenta como una mujer que guarda en el fondo de su apariencia un extraño potencial.

El mundo a través de las ventanas
El mundo a través de las ventanas

Pero no sólo de sus poderes y capacidades va la cosa. Un gran acierto para acercarnos al personaje lo encontramos cuando las pistas del caso nos conducen al restaurante Niku, y podemos relacionar lo que allí le ocurre con nuestras propias experiencias personales. Es un momento de revelación para la trama, pero además nos sirve para explicar cómo las personas nos relacionamos con algunos lugares y edificios, ya que a pesar de que el restaurante se llamara antes Il Roso y su interior haya cambiado, para Jessica sus recuerdos reconstruyen el pasado del lugar tal y como era cuando estuvo allí un año atrás.

Las personas tendemos a dejar impresiones en los lugares que nos marcan, y uno de los grandes aciertos de Marvel’s Jessica Jones, es dotar de esta importancia al entorno; así, además de situarnos en la acción, se nos permite ver reflejada en el personaje nuestra forma de entender los espacios que definen nuestras vidas, convirtiendo la relación con los edificios y la ciudad no sólo en catalizadores del descubrimiento de la protagonista, sino también en elemento universal de nuestras propias historias.

Jessica Jones

Anuncios

Un comentario en “Conociendo a Jessica Jones gracias al entorno urbano

  1. Pingback: Arch&Media, un año de arquitectura audiovisual – Arch&Media

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s