Ethan Carter Church_The Astronauts

Fotogrametría, desdibujando las barreras

Interpretar la naturaleza para realizar obras construidas, inspirarse en los colores del entorno para mimetizar la arquitectura… muchos recursos naturales han caracterizado a multitud de obras construidas en la historia de la humanidad. Lo natural siempre ha sido una fuente de inspiración y un espejo en el que mirarnos, y desde hace un tiempo, una técnica que procede de la geología y la arqueología está introduciendo está pasión en los videojuegos.

Desde que creamos mundos virtuales, hemos emulado entornos naturales, intentando que los videojuegos, a pesar de tener componentes irreales, se asentaran sobre cimientos que pudieran reflejarse en nuestro mundo, y desde hace un tiempo, la fotogrametría está permitiendo que la realidad esté cada vez más presente al otro lado de las pantallas.

Tatooine en Star Wars Battlefront. Casi como estar allí | ArchMedia
Tatooine en Star Wars Battlefront. Casi como estar allí | ArchMedia

Blásters, cazas TIE, rebeldes, imperiales, explosiones… y entre todo eso, unos escenarios increíbles. Todo eso y más es Star Wars Battlefront, un juego centrado en el multijugador que, si nos deja un rato para respirar entre tanta acción, nos regala escenarios tan reales que nos obligan a detenernos y disfrutarlos. Si bien en los niveles del último juego de Star Wars apenas hay arquitectura, la misma técnica se ha usado también en títulos como The Vanishing of Ethan Carter (la iglesia de la imagen) y MIND: Path to Thalamus con resultados igual de sorprendentes en los edificios.

Y es que todos estos títulos se han valido del mismo programa para generar esos escenarios de aspecto tan realista. Con PhotoScan el método de trabajo consiste en utilizar una infinidad de fotografías de elementos reales tomadas desde todos los puntos de vista posibles, para generar un conjunto de puntos que configura la forma en 3d. De este modo, se mide la realidad interpretando las imágenes que se capturan de los paisajes o edificios, y el programa construye una versión digital de esos elementos reales. Dicho así parece fácil y rápido, pero el proceso es mucho más complejo ya que la malla que se genera es de muchísimos polígonos y dificultará su trabajo y uso hasta que se reduzca su calidad y se convierta en un conjunto más manejable.

Un entorno en The Vanishing of Ethan Carter | The Astronauts
Un entorno en The Vanishing of Ethan Carter | The Astronauts

Este verano éramos conscientes de la necesidad de mantener digitalmente el patrimonio en Irak y Siria, gracias a una iniciativa de la UNESCO para fotografiar monumentos y documentarlos en una base de datos que permita su futura representación 3d. El creador de la fotogrametría para arquitectura, Albrecht Meydenbauer, sentía en 1858 la misma necesidad. Debido a un accidente cuando intentaba medir una fachada, pensó que podrían utilizarse medios fotográficos para documentar los edificios sin riesgo, y que además, esto sería una forma de conservar el patrimonio y disponer de información de la arquitectura en caso de que esta se perdiera debido a algún desastre.

El proceso de la fotogrametría para el levantamiento de la iglesia de Barriuso en Villasandino | Agisoft
El proceso de la fotogrametría para el levantamiento de la iglesia de Barriuso en Villasandino | Agisoft

Aunque la necesidad de conservación hoy en día es la misma que entonces, la técnica ha evolucionado hacia otros derroteros, pasando por el levantamiento de ruinas en arqueología y acabando en el desarrollo de mundos virtuales a partir de la realidad. Con la capacidad actual de la fotogrametría para recrear la naturaleza y las obras construidas, y en el mundo actual, donde el ritmo de evolución es tan elevado, seguramente estemos a las puertas de algo que evolucione a rápidos pasos y se deje ver cada vez más para ayudarnos a romper las barreras entre lo real y lo virtual, regalándonos entornos y espacios donde perdernos.

Para saber más:

Tutorial de fotogrametría de la mano de Carlos Coronado, creador de MIND: Path to Thalamus:
http://www.zehngames.com/developers/tutorial-de-fotogrametria-de-las-fotos-a-unreal-engine-4/

Documental de los creadores de The Vanishing of Ethan Carter, con ejemplos de trabajo y muestras para facilitar la comprensión del proceso (en inglés)
http://www.theastronauts.com/2014/03/visual-revolution-vanishing-ethan-carter/

Anuncios
El mundo a través de las ventanas

Conociendo a Jessica Jones gracias al entorno urbano

Después del parón navideño, ArchMedia vuelve a la carga, cambiando las notas de los villancicos por las del blues que podemos escuchar en las calles de Nueva York de la mano de Jessica Jones desde noviembre. Este análisis del capítulo piloto es además una recomendación para su visionado pero destripa la trama, si quieres experimentar la serie sin saber nada, sigue leyendo bajo tu discreción.

Jessica Jones, la nueva chica Marvel que se nos presenta en la serie homónima, es una anti heroína, una investigadora privada de carácter sarcástico y mordaz. Sus problemas económicos y su adicción al alcohol conforman su vida un tanto caótica y autodestructiva, que poco a poco iremos conociendo. En el capítulo piloto de la serie, podremos ir viendo la faceta más “marvel” de Jessica gracias a cómo interactúa con el entorno en el que vive y se relaciona.

Cuando la seguimos en la primera salida nocturna de la que somos partícipes, el primer síntoma de que no es una chica normal lo notamos cuando salta sin esfuerzo desde la calle a lo alto de una escalera de emergencias. No se nos permite ver la acción completa, somos espectadores de su impulso y su llegada a la altura deseada, pero es la primera vez que percibimos que algo no encaja del todo; no obstante, nos relajamos, ya que Jessica se sienta y se pone a observar tranquilamente desde esa pequeña jaula, viendo el mundo a través de las ventanas de la ciudad.

Jessica y sus espacios, interiorizandoel mundo exterior
Jessica y sus espacios, interiorizando el mundo exterior

Como un L. B. Jefferies que no hubiera tenido la pierna enyesada en La Ventana Indiscreta y hubiera dispuesto de capacidades sobrehumanas, Jessica Jones comprende que en las ciudades donde la altura de las viviendas consigue separar nuestras actividades de pie de calle, las personas nos sentimos seguras, sabiendo que nuestras vidas son privadas y que nadie puede percibirlas. Pero hay una invitada no deseada que es capaz de guardar momentos en sus memorias fotográficas, y esta falta de privacidad del entorno también lo percibiremos nosotros desde Jessica, ya que en ese mismo instante en que la tranquilidad de la noche lo envuelve todo, somos espectadores de los recuerdos que la atormentan.

Desde ese momento y varias veces durante el capítulo, el color púrpura tomará importancia en los colores de la imagen, para indicarnos que un recuerdo de nuestra chica se activa, y tras unos fugaces instantes que nos dejan con dudas e intriga, Jessica se obliga a recitar los nombres de las calles que en su infancia rodeaban su vida para olvidar esos segundos de recuerdos traumáticos; de nuevo, retazos de urbanismo construyen su carácter y forma de ser. Así pues, el recitar estas calles se une al repertorio de detalles que poco a poco iremos conociendo sobre ella y que, gracias a su relación con la arquitectura (y también con un coche) nos hará partícipes de su poder. Ya sea cuando entendemos que no teme vivir en un apartamento con una puerta inservible, cuando de un zapatazo destroza parte de su techo, o cuando rompe sin esfuerzo el pomo de una puerta de una vivienda donde va a investigar, Jessica se nos presenta como una mujer que guarda en el fondo de su apariencia un extraño potencial.

El mundo a través de las ventanas
El mundo a través de las ventanas

Pero no sólo de sus poderes y capacidades va la cosa. Un gran acierto para acercarnos al personaje lo encontramos cuando las pistas del caso nos conducen al restaurante Niku, y podemos relacionar lo que allí le ocurre con nuestras propias experiencias personales. Es un momento de revelación para la trama, pero además nos sirve para explicar cómo las personas nos relacionamos con algunos lugares y edificios, ya que a pesar de que el restaurante se llamara antes Il Roso y su interior haya cambiado, para Jessica sus recuerdos reconstruyen el pasado del lugar tal y como era cuando estuvo allí un año atrás.

Las personas tendemos a dejar impresiones en los lugares que nos marcan, y uno de los grandes aciertos de Marvel’s Jessica Jones, es dotar de esta importancia al entorno; así, además de situarnos en la acción, se nos permite ver reflejada en el personaje nuestra forma de entender los espacios que definen nuestras vidas, convirtiendo la relación con los edificios y la ciudad no sólo en catalizadores del descubrimiento de la protagonista, sino también en elemento universal de nuestras propias historias.

Jessica Jones